extracto de algo?... creo

| 13 de octubre de 2013 | |
—No lo entiendes, nadie lo entiende. No quiero ser yo, me frustra ser yo o ser lo que se supone que seré. Lo elegí yo misma, cada paso lo pensé yo y lo decidí yo, pero como siempre mis decisiones no son las mejores.
Si pienso en el futuro lo único que hay es nada, eso, nada. Lo había planeado muy bien, había intentado llevar a cabo mis planes, pero la vida se encargó de hacerme ver lo ridículo de eso. Es que cuando pienso que puedo seguir adelante, cuando creo que las ganas y la convicción volvieron a mí, no lo logro, me abandonan, me ilusionan y luego desaparecen dejándome tirada.
¿Cómo lo hago ahora?, por favor dime que tienes una respuesta, una luz de esperanza. Y aun así ¿de que servirá?, creo haber escuchado todas las frases alentadoras que se pueden ocurrir, y sé que lo han dicho creyéndolas, el problema es que yo no las creo, no me sirven, no se quedan en mí.
Quiero desaparecer, no, no creas que quiero morir, es solo hacerme invisible, quedarme en un rincón sin que nadie me vea ni se pregunte por mí. No quiero que sientan pena por mí, no quiero que se preocupen, no quiero arruinar más vidas, arruinando la mía creo que basta, lo peor es que sé que no es la única.
No sé qué hacer conmigo, cada vez que creo que lo supere, vuelvo a caer. Me escondo tras una sonrisa, una carcajada, evado mis problemas centrándome en los demás, y pensé que al menos eso lo hacía bien, ayudar a los que quiero, pero no, eso es otra cosa en la que soy un asco, y así acumulo y acumulo mierda que hago mal.
Estoy cansada de… mí, me aburro, me detesto, me enferma todo de mí. No quiero ser débil, no quiero estar así, quiero que al menos alguien sienta orgullo de mí, pero ni yo puedo sentirlo, como lo harán los demás. Estoy estancada intentando llegar a mi sueño pero sin ser capaz de recorrer el camino…— seque las lágrimas e intente respirar profundo para aliviar la presión en mi pecho. Miré a la mujer que seguía frente a mí con la mirada confundida y las ganas de largarse grabadas en la cara.

—¿Va… va comprar algo?

La miré con una sonrisa avergonzada, es que claro, soltar un monologo así como respuesta a un simple ¿Qué es lo que necesita?, era realmente extraño.

—Lo siento, solo deme el pastel de frambuesas, gracias.





4 comentarios:

Kramer Dijo:
13 de octubre de 2013, 1:50

Parece que es temporada de catarsis para todos.

Leny Sym Dijo:
13 de octubre de 2013, 1:51

debe ser la primavera

Judith Dijo:
13 de octubre de 2013, 18:31

Crisis depresiva, algo típico en las indecisas a la hora de las compras!
Besos

Bell Skade Dijo:
2 de noviembre de 2013, 13:55

Aqui es inviernooooo!!!!!

Publicar un comentario